Radio: No
Radio:
km Establecer radio
Buscar

¡Prepárate para el verano! Cuellos y escotes, los grandes olvidados

¡Prepárate para el verano! Cuellos y escotes, los grandes olvidados

El rejuvenecimiento facial está a la orden del día, pero el rostro termina por perder su encanto si nos olvidamos de cuidar también otras partes del cuerpo como el cuello y el escote. Estas son, sin duda, las zonas olvidadas hasta que llega la época veraniega y nos quitamos el jersey y la bufanda… A lo largo de las semanas, en DeCorps te aconsejaremos varios tratamientos para lucir perfecta este verano (mesoterapia, Prophilo, luz pulsada, peeling luminoso…).

Empezamos por el ácido hialurónico , un polisacárido presente en los tejidos conectivos humanos. Una de sus características más destacadas, que guarda una estrecha relación con el envejecimiento, es su capacidad para retener la humedad.

Con el paso del tiempo, nuestra piel pierde humedad, lo que termina traduciéndose en pérdida de firmeza, hidratación y flexibilidad. El ácido hialurónico nos ayuda con este problema y fortalece las capas externas de la piel.

Se realizan microinyecciones superficiales a lo largo de la arruga tratando de realizarlas cerca unas de otras para que el resultado sea lo más uniforme posible. De esta manera evitaremos irregularidades en nuestra piel.

El ácido hialurónico es el tratamiento más demandado para acabar con los signos de la edad. Se ha convertido en la sustancia de relleno dérmico por excelencia, la solución ideal para estimular la producción de elastina, colágeno y tejido epidérmico.

Una cuestión a tener en cuenta y que muchas veces se confunde a la hora de buscar una solución es que el relleno mediante ácido hialurónico y el Botox no son lo mismo, hay mucha diferencia entre ellos.

El Botox se aplica directamente en el músculo responsable de la formación de la arruga y, al relajarlo temporalmente, previene la formación de nuevas líneas de expresión. El ácido hialurónico, en cambio, es una sustancia producida naturalmente por el organismo y lo que hace es reponer esa sustancia que se degrada y remodelar formas y contornos del rostro.

La forma de aplicarlo es prácticamente la misma pero, en qué zonas se aplica uno u otro. El Botox está indicado para el tratamiento de líneas faciales hipercinéticas, es decir, las arrugas dinámicas visibles con el rostro en movimiento. Sin embargo, el ácido hialurónico se utiliza para rellenar o atenuar las arrugas estáticas, es decir, las arrugas que se ven aun cuando el rostro está en reposo, sin gesticular.

¿Nuestra recomendación? Ven a vernos. Cada caso es diferente. 

Sobre decorps

Clínica de cirugía estética en Coruña, especializada en mamoplastia, rinoplastia, abdominoplastia, otoplastia, lifting y medicina estética. Dra.Sánchez Lagarejo y Dr.Morán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.